12 de julio de 2013

Montserrat



La excursión final de nuestro viaje era un camino por Montserrat. Tomamos el metro y un tren para llegar a la montaña. Algunas personas tomaron el tren para llegar a la cumbre de la montaña y algunas caminaron. El sendero empezó llano, pero deprisa el ascenso llegó. Había una interminable cantidad de escaleras, las cuales eran empinadas. Y no había sombra. Hacía muchísimo calor y  por eso todos estaban sudando. Después de las escaleras del diablo había un sendero liso y empinado, con una vista maravillosa. La dificultad del sendero dio sus frutos con la vista. Nos reunimos en la cumbre de la montaña y tuvimos una celebración. Exploramos el monasterio, la iglesia y el pueblo. Algunas personas tomaron el tren para bajar y algunas caminaron. Al final había confusión con la hora de la salida del tren y algunas tuvieron que correr a la estación del tren. Era una excursión maravillosa y dura. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.